Entre Cuentos.

Historias de El Sabanero X.


Deja un comentario

Un Par De Llamadas – Cuento

🙂

Alex se despertó con el rumor de los coches en la Avenida Horacio. Apenas había dormido un par de horas, si es que cerrar los ojos y pensar en la misma cosa una y otra vez podría considerarse dormir.

La noche anterior había llevado a Ximena al antro favorito de ambos: una mezcla entre nightclub europeo en decadencia y fiesta temática japonesa. Lo único que quería Alex aquella noche era Sigue leyendo


Deja un comentario

La Resignación de María – Cuento

El día que balearon a Juan Campos, todo el mundo despertó con la idea de que algo raro iba a suceder ese día. La señora Blanca, que siempre se levantaba a las 10 de la mañana, luego de pasar la noche en vela, se levantó ese día a las 5 de la mañana, puso a hervir el agua para el café y hasta peló las yucas para el desayuno de su marido. Jorge Piña, el marido, que por lo general se levantaba a las 2 de la mañana para ir a la finca, regresó esa mañana a las 7 y se sorprendió de encontrar el desayuno listo. A la señora Blanca le había alcanzado el tiempo para asear la casa y hasta para pintar con cal la pared del fondo del patio.

Luego de desayunar, Jorge abandonó la casa, aún sorprendido por la extraña actitud de su mujer esa mañana, pero no tanto como para quedarse con ella a rezar el rosario con la vieja camándula de oro puro que le había regalado su Sigue leyendo


2 comentarios

El Diploma – Cuento

Mirando a través de las improvisadas cortinas, hechas con las sobras de un viejo mantel que tenía la niña Ada en uno de los antiguos baúles que proliferaban en aquella extraña casa, Leonel se dio cuenta que su día había empezado.

Tenía ya casi dos años como inquilino favorito de la casa de la niña Ada, quien era muy querida en el pueblo por haberse echado encima la carga de atender ella misma y casi sin ninguna ayuda a los contagiados de una extraña enfermedad traída por Sigue leyendo


Deja un comentario

El Karaoke. Capítulo 2 (Historia Inconclusa)

El estrépito de los truenos y los relámpagos le habían impedido dormir a Catalina. Había pasado toda la noche dando vueltas a la ciudad en la motocicleta que el canal le había asignado para hacer los reportajes de las extrañas y hasta morbosas noticias que tenían lugar en Bogotá una vez caía el sol. Eran las 10 de la mañana y sobre la ciudad se precipitó un aguacero de proporciones bíblicas, el peor sin duda desde que empezó la temporada invernal, no sólo era que el frío recorría el apartamento como un fantasma sin sosiego, sino que los truenos y los relámpagos no hacían otra cosa que Sigue leyendo


Deja un comentario

El Karaoke. Capítulo 1. (Historia Inconclusa)

De repente el techo empezó a crujir horriblemente, Gustavo se levantó de la cama rápidamente. Las lluvias de aquel año habían dejado huella en el pequeño apartamento que compartía con Clarena, la mujer con la que vivía hacía mas de un año. Vivían en una de esas viejas casas del sur, que luego adaptaban como viviendas múltiples y en las que todos se conocían.

Unas semanas antes, a Gustavo le había tocado reparar el techo de la cocina, que se había desprendido ante la presión descomunal del aguacero de la estación. Le costó trabajo y sobre todo dinero hacer la reparación él mismo. Había trabajado un buen tiempo como obrero de construcción, hasta que una lesión en la mano izquierda le impidió hacerlo. A sus 27 años le había tocado improvisar una nueva carrera y se inscribió en una academia que preparaba guardias de seguridad.

Ahora a sus 32 años los tiempos duros del insomnio mortal y del cansancio extremo había dado paso a una Sigue leyendo


5 comentarios

La Maldición del Karaoke – Cuento.

El cielo arreciaba con una lluvia intensa y fría que congelaba a Diego a pesar de su gruesa chamarra de cuero. Sentía un ardor insoportable en la cara, la pelea había sido intensa sin duda alguna, pero él había salido perdiendo.

Se arrepintió de haber ido a ese encuentro secreto en casa de Willy. Sabía que se estaba metiendo en algo peligroso, los amigos de Willy hablaban de asociarse con otros grupos de otras universidades que tenían contacto con individuos fichados hacía tiempos por la policía. Diego conocía el peligro pero su convicción de que luchaba por sus ideas y por otras personas que carecían de lo que a él le sobraba le daba el valor que necesitaba para continuar.

Pero aquella noche todo había salido al revés. Sigue leyendo